sábado, 8 de septiembre de 2012

Parva y trilla alpujarreña


Trilla. Acuarela 50x35
 

La trilla era un trabajo muy laborioso. Quemaba hasta el aliento. La siega del trigo se hacía con una hoz corta y curva con empuñadura de madera. Los dedos de la mano izquierda se protegían con unos dedíles de cuero. Otros llaman deíles. Los encorvados y sudorosos segadores bebían agua cada dos por tres para refrescarse. Cada cierto tiempo echaban un cigarrillo para descansar y estirar el espinazo. Con manojos de tallos de trigo se hacían los vencejos para atar las gavillas. Después, tenía lugar la barcina para transportarlas a la era. A las parvas acudían muchos labradores a ayudar. Unos hacían el trabajo a torna de peón, es decir, hoy por ti y mañana por mí, para que no corriera el dinero. Las coplas afloraban en estos rudos quehaceres.

Terminada la faena en la era comunal, el fruto era acarreado a los atrojes de la casa en sacos y costales y la paja en herpiles. En los días de parva, por la mañana se solía tomar aguardiente, un trozo de tocino con magro y bacalao con tomate. Al medio día, entre sudor y picores, le tocaba el turno al cocido de garbanzos con huesos de espinazo y carne de jamón, habichuelas, patatas y, para refrescarse, gazpacho o pipirrana. 
Hoy en dia solo queda la fiesta testimonial, ya no hay apenas trilla todo es muy diferente. Este mi homenaje a todos estas personas que nos adelantaron en el tiempo y que nos han proporcionado algun granito de lo que hoy somos.

Como fin de esta temporada estival de descanso casi total y como preludio de otros trabajos que espero os gusten.

Saludos,

3 comentarios:

  1. Está de lujo esta obra de labradores de la tierra. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Magnífica escena de costumbres, impecable acuarela.
    Me gusta tu obra, de hecho me quedo aquí... con permiso.

    ResponderEliminar

 

Copyright 2010 Acuarelas Manuel Alejandro.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.